FacebookTwitterDeliciousGoogle BookmarksPinterest
Pin It

El martes 12 de diciembre de 1531, la Virgen de Guadalupe se le apareció por cuarta ocasión al indígena Juan Diego. El hecho sucedió muy de mañana cuando el nativo de Cuautitlán salió en busca de ayuda para su tío enfermo. La Patrona de México se encontró con el humilde indito junto al Pocito donde le dijo que su tío ya se encontraba sano. Así pues, le pidió que subiera a la cumbre del cerro del Tepeyac donde encontraría unas rosas, en una época y en un lugar donde no florecían, las cuales podría reunir y llevar ante el señor obispo como una prueba de sus milagrosos encuentros en los que solicitaba la construcción de un templo en las cercanías del lugar.

 

  Hacia el mediodía, Juan Diego fue recibido por el obispo Zumárraga, quien presenció cómo del ayate de Juan Diego, caían varias rosas de Castilla, al mismo tiempo que de la manta se revelaba la imagen de la Virgen de Guadalupe.

Año con año, los festejos se inician en la víspera del 12 de diciembre, con la interpretación de “Las Mañanitas” por parte de artistas famosos que hacen homenaje a la Virgen Morena. Mientras tanto, a pie o en autobuses, coches y bicicletas, los peregrinos se van sumando, hasta ocupar por completo la Basílica y el gran Atrio de las Américas, en uno de los actos de fervor religioso más notables del continente, con el fin de rendir tributo a la Virgen de Guadalupe en su día.

Al encabezar la tradicional “Misa de Gallo” para conmemorar el 484 aniversario de las apariciones de la Virgen de Guadalupe en el cerro del Tepeyac el vicario episcopal de la Basílica, Enrique Glennie Graue destacó la necesidad de regresar a Dios a través de la misericordia y mantener a la Virgen de Guadalupe como símbolo de unidad y esperanza para, de esta forma, lograr la transformación de las personas y así conseguir la de nuestro mundo.

 Recordó también diversos episodios del Nican Mopohua, que es el relato de las apariciones de la Guadalupana en el Cerro del Tepeyac y sostuvo que la prédica sobre la misericordia que expresa el papa Francisco va de la mano con el mensaje de la Virgen María.

 Luego de entonar las mañanitas interpretadas por el coro de infantes de la Basílica de Guadalupe, durante la ceremonia religiosa en la que participó el cabildo de este santuario religioso, Glennie Graue hizo un llamado a los fieles católicos a escuchar y poner en práctica el mensaje de la Guadalupana y del Papa Francisco para evitar la violencia y la muerte.

 Previo a la misa, la “Morenita del Tepeyac” recibió un homenaje por parte de diversas agrupaciones que entonaron cantos para así celebrar las apariciones de la Virgen al santo indígena Juan Diego Cuauhtlatoatzin.

 La “Misa de Gallo” es una celebración que se ha realizado anualmente desde que la imagen de la Guadalupana quedó plasmada en el ayate de san Juan Diego en 1531, el escritor Manuel Payno hace referencia a los festejos guadalupanos del siglo XIX en su libro “Los Bandidos de Río Frío” en el que describe ampliamente la llegada de los peregrinos al santuario mariano, su estancia en los alrededores del recinto, las ceremonias religiosas y la participación de gobernantes en los actos.

 Al mediodía de este sábado, el cardenal y arzobispo primado de México, Norberto Rivera oficiará la tradicional “Misa de las Rosas” para recordar el momento en que la imagen de la Guadalupana quedó milagrosamente pintada en la tilma de Juan Diego.

 Posteriormente abrirá la Puerta Santa del Santuario Mariano para dar inicio así al "Año de la Misericordia" proclamado por el Papá Francisco. Se espera que durante la misa, se de el anuncio oficial de la visita a nuestro país del pontífice argentino, la cual se tiene contemplada para febrero próximo.

En el transcurso de este 12 de diciembre se tienen programadas diversas actividades religiosas  en Toda la República Mexicana para rememorar el “Acontecimiento Guadalupano”.

 

 Fuente: mexicodesconocido.com.mx excelsior.com.mx