FacebookTwitterDeliciousGoogle BookmarksPinterest
Pin It

secreto del rosarioCoronémonos de rosas. Cantemos también nosotros, coronémonos con las rosas del Santo Rosario.
¡Ah, qué diferentes son sus rosas de las nuestras! Son las rosas de ellos sus placeres carnales, sus vanos honores y sus riquezas perecederas, que muy pronto se marchitarán y perecerán; mas las nuestras (nuestros padrenuestros y avemarías bien dichos, junto con nuestras obras de penitencia) no se marchitarán ni pasarán jamás y su resplandor brillará de aquí a cien mil años como al presente.

El secreto admirable del Santísimo Rosario