FacebookTwitterDeliciousGoogle BookmarksPinterest
Pin It

 

El cristiano, dice Olier, es, propiamente hablando, Jesucristo viviendo en el hombre". No hay idea más grande que ésta del Cuerpo Místico. Según esta realidad, Nuestro Señor se ha colocado en la posición de una genuina dependencia de sus miembros, y nosotros somos sus actuales medios de acción y expresión. Mediante nosotros continúa Jesús viviendo en una escala mayor de lo que pudo hacerlo en otro tiempo, en su tierra natal, Judea. En consecuencia, por propio designio, se ve obligado a utilizarnos plenamente. Con lo que quiere decirnos que de nuestra parte hemos de hacer todo lo posible en el ámbito de nuestra salvación y de nuestra santificación.

Fuente: www.legiondemaria.org

Pensando en Cristo